LA LUCHA CONTRA EL CRIMEN ES TAREA DE TODOS

martes, 11 de marzo de 2014

¿Trauma peruano? y los Open English boys


Un amigo que acaba de llegar del extranjero me comenta molesto que había perdido una oportunidad de negocio por su falta de ingles. Me pareció raro porque hasta donde sabia siempre había estudiado ingles (mínimo hasta nivel avanzado).  Le pregunte si había olvidado y me sorprendió su respuesta. Me dijo que se había "sentido corto" ya que no había estado practicando su "speaking".

Curiosa respuesta. Solo un peruano ( o tal vez los latinos en general) tienen ese "trauma" de querer hablar   como un "nativo"!

Aproveche para preguntarle: ¿ has escuchado como habla un Norteameriacano el español cuando llega?

A esos jetones no les importa su "pronunsiechon" y vaya que se comunican bastante bien en reuniones de trabajo, negocios o finalmente como turistas. Igual son los europeos (alemanes, franceses etc). Los asiáticos o los originarios de la India tienen un fuerte acento, sin embargo no tienen ese "trauma" de hablar el Ingles como un "native speaker".

Tan solo recuerden la publicidad de Open English: "persueychon" . Nadie va negar que son graciosas,  sin embargo resume perfectamente ese miedo peruano (latino?)  no?

Algunos olvidan que lo principal es poder comunicarse. Querer hablar "perfecto" o con "acento gringo" el ingles es una gran pero gran cojudeza!.  Open English?.... na, primero lo primero:  Open your mind! :)

  

pd. Ayer vi la entrevista de Jaime de Althaus a Nouriel Roubini. Ese es un excelente ejemplo de un peruano que quiere y puede comunicarse en Ingles y le llega al "egg" eso del "pronunsiechon".....por cierto, a quienes les interesa los temas económicos les recomiendo la entrevista.







2 comentarios:

Geraldo Capillo dijo...

Muy Buen Blog !
Los invito a visitar mi blog !
http://geraldocapillo.blogspot.com/
Gracias !

Carlos dijo...

Si tienes que trabajar en cosas como atención al cliente o ventas, fijo que debes tener un acento más o menos entendible. Al gringo no hay cosa que le disguste más que llamar a esos call-centers de asistencia y que les conteste un Indio o un Marroquí, que ambos tienen un marcadísimo acento.